“La fuga de Troitiño no es casual cuando hay negociación con ETA”

0
1945

Jaime Mayor Oreja, ex ministro del Interior. Afirma que “nadie” le va a callar al estar “ante una obligación moral”. “Hay una convergencia entre la izquierda ‘abertzale’ y la española”.

Miguel Gil. Corresponsal político

Recién llegado de Zamora, donde acude todos los años en Semana Santa para participar en la procesión del Silencio, el ex ministro del Interior atiende a LA GACETA y aborda la inquietante actualidad en materia antiterrorista con la claridad que acostumbra: ETA y el Gobierno continúan con su proceso de negociación que ahora exige la legalización de su brazo político en algunos consistorios. A juicio del dirigente popular, mediante la fuga de un asesino en serie de ETA como Troitiño, el Gobierno “habrá trasladado a ETA la idea de que todo es posible”.

-¿Cree que ha sido casual la fuga de Troitiño?
-Cuando hay un proceso de negociación entre ETA y el Gobierno, nada o casi nada es casual

-Desde su formación reclaman responsabilidades. Al Gobierno y a los jueces.
-Yo me atrevo a exigir al Gobierno que se dé cuenta de su responsabilidad al introducir a España en este proyecto de negociación que el 22 de mayo va a tener un escenario para legitimar y legalizar ETA en un conjunto de ayuntamientos del País Vasco.

-¿El Gobierno podía haber evitado su fuga?
-El Gobierno está atrapado por un proyecto de negociación y un proceso de resolución de conflictos, de convergencia política entre la izquierda abertzale y la izquierda española. Lamentablemente ya no puede dar marcha atrás.

-Un argumentario del PP apelaba a la coincidencia de que en la negociación los mediadores del Gobierno ofrecieran tratar de “dejar sin efecto” la ‘doctrina Parot’. ¿Coincidencia?
-Reitero, nada es coincidencia. Mientras que Rubalcaba explica a los españoles en una clase de Derecho de qué manera un Gobierno no puede evitar hechos como este, tengo la convicción de que, al mismo tiempo, habrá trasladado a ETA la idea de que todo es posible. El mensaje de Troitiño para ETA es decir que la política penitenciaria en modo alguno es un obstáculo, sino que en el futuro será un gran aliado de este proceso.

-El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, sospecha que el PP no quiere que ETA se acabe con Zapatero en el poder.
-El desprecio a la inteligencia de los dirigentes socialistas hacia los españoles merecería un gran castigo. A veces piensan que los españoles son tontos y les tratan como tales. Un ejemplo, esta declaración.

-Desde el PSOE les acusan de hacer electoralismo con el terrorismo por fiscalizar hechos alarmantes.
-Es una batalla entre la política como un ejercicio de mentira y cinismo frente a la búsqueda de la verdad a la hora de hacer y decir política. Los socialistas creen que la moral está de más en la vida pública, ya lo dijeron. Su principal baza es la eficacia de la mentira. La única verdad de la mentira es su fuerza, que es mucha.

-En el PSOE acusan también al PP de ofrecer dos caras en materia antiterrorista, y a veces da la sensación de que así es…
-Yo estoy diciendo lo mismo desde el mes de febrero de 2010, cuando expliqué lo que íbamos a vivir. Primero en un acto de víctimas en Palencia y luego en Madrid en el mes de marzo del año pasado. Hoy digo lo mismo y nadie me va a callar. Por un razón, porque es mi obligación. Estoy alejado de lo que pueden ser las tácticas y creo que estoy ante una obligación moral. Defiendo mi propia posición.

-Zarrías ha ido aún más allá y ha dicho que con su oposición el PP está dando aire a ETA.
-El Gobierno tiene que garantizar a ETA una presencia suficiente en los ayuntamientos del País Vasco. Ese es el precio principal que tiene que pagar el Gobierno. Lo que sucede es que gestos como los que hemos vivido de política penitenciaria también son necesarios y por ello convenientes para el proceso. Pero lo más importantes es que el Gobierno está voluntariamente atrapado en un proceso y que en estos momentos tiene que garantizar la presencia de ETA en las instituciones mediante su legitimación y legalización correspondiente.

-El Gobierno ya ha dado vía libre a la Abogacía del Estado para que impugne las listas de Bildu.
-Si el Gobierno hubiera querido actuar con toda la fuerza de la ley, hubiera luchado por la ilegalización de Bildu en su conjunto, como integrante de una pieza de Batasuna.

-Esgrimen que, al ser una coalición en la que no hay formalmente un partido ilegalizado detrás, no hay una contaminación general…
-La explicación es porque están voluntariamente atrapados en su propio proceso. No han dejado de estar nunca en lo mismo. El Gobierno no ha cambiado de política antiterrorista. Doy por hecho que van a dejar presentarse a Bildu en un porcentaje de ayuntamientos, pero lo que hay que pensar es que el proceso va a continuar. Hay que preguntarse qué es lo que va a pasar.

NOTICIA EXTRAIDA DE www.intereconomina.com