Rajoy: ‘No falta una varita mágica sino un Gobierno serio’

0
1425

Echa en cara al Gobierno que ‘sus dirigentes han engañado a los españoles’
Dice que a Zapatero ‘debería darle vergüenza decir que no tiene nada que ver con el paro’
Llena la plaza de toros de Pontevedra en un acto de precampaña

El presidente nacional del PP, Mariano Rajoy, ha señalado este sábado que de cara a las próximas elecciones autonómicas y municipales «hay que tener una generosidad a prueba de bomba para votar al PSOE», pues «sus dirigentes no se lo merecen porque han engañado a los españoles».

En el mitin central de la precampaña del PP celebrado en Pontevedra, Mariano Rajoy ha replicado a José Luis Rodríguez Zapatero sobre su falta de responsabilidad en el paro.

El presidente del PP, que a diferencia de, presidente del Gobierno en Canarias, ha llenado la plaza de toros de Pontevedra, su ciudad natal, con 10.000 personas, ha afirmado: «Cuando el PSOE gobierna, aumenta el paro, y cuando el PP gobierna, aumenta el empleo. Decía esta mañana Zapatero que él no tiene la culpa del paro y que no tiene una varita mágica. Pues yo le digo que acabar con el paro no es cuestión de varitas mágicas, sino de tener un Gobierno serio, competente, que apoye al emprendedor, y con gente que sepa gestionar la economía».

Tras analizar la situación en la que cogió el PP de José María Aznar el gobierno, con un 22% de paro, la situación en la que la dejó, con un 9%, y el 23,3% en el que está ahora, Rajoy aseveró «esta gente es incorregible».

«Zapatero es el primero y espero que sea el último que en la historia de la moderna democracia española que ha congelado las pensiones de los mayores y lo ha hecho porque ha sido incapaz de crear empleo», añade el dirigente ‘popular’.

«¿Cómo puede un presidente de Gobierno con un mínimo de respeto al prójimo, decir que no tiene nada que ver con el paro? Nadie les cree ya, han tocado fondo, han engañado a los españoles….¡Vergúenza debería darle!. Pero eso es Historia. Aquí hay un partido dispuesto a dar la batalla. El paro no es una maldición bíblica». El programa electoral del PP en las municipales, autonómicas y generales es crear empleo, ése es el programa».

El líder del PP también ha respondido a los ataques de Zapatero y los socialistas contra el PP: «No tienen más estrategia que arremeter contra el PP y contra mí: Zapatero, Rubalcaba, la Chacón, Pepiño… ¡pero eso no crea empleo!», ha exclamado, para prometerlo, una vez más desde el PP.

Rajoy, que ha tenido que interrumpir su discurso durante 10 largos minutos mientras dos candidatos del PP, médicos de profesión, socorrían a un hombre víctima de una convulsión, ha felicitado al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo por «cuidar del dinero del contribuyente», y al presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti, allí presente: ·»Una persona que da la batalla», ha dicho. «Estoy muy orgulloso de él, es además mi amigo. Defiende con inteligencia la libertad, la vida y los derechos de las personas, y ha hecho una apuesta por la mejora de la economía y el bienestar del País Vasco». En todo caso, no ha dicho ni una palabra sobre Bildu y la esperada resolución del Tribunal Supremo.

La ‘retranca’ de Feijóo
Ante un auditorio entregado de más de 10.000 simpatizantes, el presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, lanzó un recado a sus principales rivales en las próximas elecciones municipales, PSdeG-PSOE y BNG, y les espetó: «Somos la austeridad que Galicia quiere y no la división de los ‘repartitos’ entre dos socios que solo se ponen de acuerdo a la hora de cobrar a fin de mes».

Con esta retranca tan gallega, el líder de los ‘populares’ ha querido ratificar la apuesta de su partido por «la coalición de los ganadores» y que «solo gobernaremos si tenemos más votos que nuestros rivales políticos porque una sociedad ganadora como Galicia solo merece alcaldes ganadores y gobiernos ganadores».

Siguiendo con su ironía, aseguró que quería desmentir «a los que dicen que el PP después de las elecciones no va a pactar. Es verdad que no va pactar con el PSOE como hará el BNG y es verdad que tampoco vamos a pactar con los nacionalistas que imponen su ideología minoritaria como hará el PSOE, pero sí vamos a pactar, vamos a pactar con todos los pontevedreses, con todos los gallegos, con todos los españoles».

El presidente del PP gallego también quiso lanzar su particular recado al Gobierno de España, y lo hizo haciendo un símil con el mundo inmobiliario: «Para un propietario de un inmueble no hay peor situación que un inquilino que no paga sus facturas, que provoca desperfectos constantemente, que tarda después de notificarle un desahucio un año en hacer la mudanza. Los propietarios de todo este inmueble somos los españoles, el inquilino es el que está en la Moncloa y por eso vamos a empezar el primer desahucio de un gobierno de la democracia de España».

El incidente de la jornada

El PP logró reunir en su acto central de la precampaña a toda una multitud y, como en toda aglomeración, no faltaron los pequeños sustos. La protagonista fue, en este caso, una mujer de avanzada edad que se encontraba sentada en las gradas y que hizo interrumpir la inicio de la intervención de Mariano Rajoy al darle lo que en un principio parecía «un pequeño desmayo».

«¿Hay algún médico presente?», preguntó el líder de los ‘populares’ e inmediatamente se presentó una unidad sanitaria para atender ‘in situ’ a la enferma. La senadora Dolores Pan ejerció de buena médica y supervisó la atención de lo que finalmente resultó ser un paro cardíaco y obligó a los servicios sanitarios a evacuar a la enferma.

El resto del acto transcurrió sin más incidentes que los gritos de apoyo de la multitud a todos los líderes del PP que participaron en el acto. El candidato a la Alcaldía de Pontevedra, Telmo Martín, tuvo la intervención más desenfadada y pidió a Mariano Rajoy que comprometiese para la ciudad una estación intermodal si llega a la Mocloa mientras el presidente de la Diputación provincial, Rafael Louzán, se mostró convencido de que su partido ganará las municipales en «los 62 ayuntamientos de la provincia y los 315 de Galicia, ¿por qué no?».

Noticia extraída de «El Mundo»