El coche sin conductor, una realidad a punto de llegar, que puede revolucionar el seguro de Autos

0
869

“Hoy las ciencias adelantan que es una barbaridad”, decía el estribillo de una de las canciones de la zarzuela “La verbena de la Paloma” del maestro Bretón. Las ciencias han adelantado tanto que el coche sin conductor ya es casi una realidad. Son varias las marcas que lo están probando, pero sin lugar a dudas, Google lleva la delantera en lo que se refiere a coches sin conductor ya que lleva probando desde 2009, con más de 1,6 millones de kilómetros a sus espaldas. Y hasta se ha hecho ya una prueba de un prototipo de estas características en España.

 
El lunes 23 del pasado mes de noviembre, un prototipo autónomo de PSA Peugeot Citroën, basado en el Citroën Grand C4 Picasso, realizó un recorrido de 599 kilómetros, que son los que separan sus fábricas de Vigo y de Madrid, sin la intervención de un conductor.

 
Pocos días antes de la realización de esta prueba, la Dirección General de Tráfico hizo públicas las instrucciones que regulan “las autorizaciones especiales para la realización de pruebas o ensayos de investigación extraordinarios, realizados por fabricantes, fabricantes de segunda fase y laboratorios oficiales”, sin las cuales no se pueden hacer dichas pruebas.
En dicho texto, que se puede encontrar en Tráfico impone una serie de condiciones para realizar dichas pruebas, entre las que señala al conductor del vehículo autónomo como “responsable de la conducción y manejo del vehículo”. Además, exige que el conductor esté en todo momento en disposición de tomar el pleno control del vehículo, tanto si se encuentra en el interior del habitáculo como si lo conduce o maneja en remoto. En todo caso, el conductor estará obligado a tomar el pleno control del vehículo ante cualquier eventualidad que suponga una situación de riesgo para los ocupantes del vehículo o para el resto de usuarios de la vía.

 
Respecto al seguro, Tráfico señala que “el propietario del vehículo autónomo o cualquier persona que tenga interés en su aseguramiento estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro que cubra hasta la cuantía de los límites del aseguramiento obligatorio de vehículos a motor, así como la responsabilidad civil derivada de los posibles daños causados en las personas o los bienes con motivo de la circulación durante la realización de las pruebas en vías abiertas al tráfico en general”.
El prototipo que hizo la prueba en nuestro país lleva incorporado un sistema de navegación GPS, además de radares delanteros y traseros y láseres escáner, cámaras digitales y una centralita de guiado electrónica que hace las veces de conductor al gestionar autónomamente la dirección, la aceleración y el frenado a través del volante y los pedales.
De momento se abren muchos interrogantes, el primero de todos es el legislativo. Y sin lugar a dudas la cuestión del seguro del vehículo es fundamental en su desarrollo y en su posterior expansión Pero todavía faltan algunos años para que el coche sin conductor se popularice y circule regularmente por las carreteras. En ese tiempo el seguro se tendrá que preparar para afrontar este nuevo reto, que puede suponer un cambio total en el ramo del Automóvil.