Acabado el verano, prepare la Navidad

0
1238
verano navidad trabajo

Las ideas renovadoras que surgen en vacaciones pueden aprovecharse para planificar campañas de venta clave y aventajar a la competencia.

Los meses de verano son el momento en el que los responsables de las compañías aprovechan para desconectar de su trabajo y recuperar la energía necesaria para afrontar el día a día a la vuelta de las vacaciones. Sin embargo, durante este periodo muchas personas aprovechan para replantearse el presente y sobre todo el futuro de sus negocios. «En el mes de agosto los trabajadores no están agobiados por la carga de trabajo ni tienen la cabeza ocupada en cumplir con la rutina, por lo que es cuando surgen las ideas más innovadoras», señala Óscar Rodríguez, encargado del desarrollo de negocio en agenciasdecomunicación.com.

Así, los primeros quince días de septiembre se convierten en el mejor momento para que una pyme defina la estrategia de comunicación que va a seguir en los periodos de más ventas, como la Navidad.

  • Planificación. «Hasta que acaba la vuelta al cole, muchos negocios no recuperan su ritmo habitual», señala Rodríguez, que apunta a este periodo liberado de excesivas cargas de trabajo como clave para planificar las campañas de ventas. Para eso, es fundamental nombrar a un equipo encargado de llevar la comunicación de la pyme durante este periodo. Aunque contar con profesionales de márketing sería la mejor opción, en muchas ocasiones, los escasos recursos de los que dispone la pyme obligan a tener que confiar en su propio equipo para llevarlo a cabo.Sin embargo, lejos de ser un inconveniente, los trabajadores con experiencia en la compañía conocerán de primera mano los errores o aciertos que se cometieron en el pasado. «Además, es el momento de observar a la competencia, ver lo que está haciendo o lo que realizó en el pasado y qué funcionó», afirma el experto. Una buena idea puede ser imitar las prácticas de las grandes compañías, ya que, pese a no contar con sus presupuestos, ni poder competir con sus espacios, se puede seguir su ejemplo en cuestiones como cartelería, el uso de las redes sociales y qué espacios publicitarios ocupa.
  • Ahorro. Una vez definida la estrategia de comunicación, la pyme debe empezar a contratar los lugares en los que quiere estar presente, ya sean espacios de publicidad en Internet o locales donde quiera exponer sus productos. «Cuanto antes tenga claro dónde quiere estar, más probabilidades tendrá de adelantarse a la competencia al conseguir los mejores sitios. Además, podrá negociar un buen precio, que irá aumentando mientras se acercan las fechas clave», afirma Rodríguez. Por otro lado, dependiendo del tipo de producto que ofrezca la empresa, retrasar mucho la contratación de publicidad puede suponer no llegar a tiempo a la hora de ocupar un lugar clave. «Por ejemplo, una tienda que venda ropa de bebé y necesite aparecer en una revista mensual especializada debe anticiparse, al menos, 15 días a la fecha de su publicación», afirma el experto.
  • Enganchar al cliente. Además, las redes sociales deben ser un aliado fundamental para captar la atención del consumidor a la vuelta del verano. En este sentido, cualquier novedad va a suponer un buen reclamo para llamar su atención. Además, la compañía debe aprovechar para realizar ofertas vinculadas a la Navidad, como descuentos con cada compra.

Noticia extraída de: expansion.com