La crisis destruye 75.000 empleos y 5.400 pymes isleñas de la construcción

0
1424

Éste es el balance que hizo ayer la Cámara de Comercio de la provincia tinerfeña sobre el impacto de la actual coyuntura económica en el sector, que de hoy al domingo celebra la feria Construye en Santa Cruz. La institución y la patronal Fepeco aconsejan a los empresarios que busquen fuera oportunidades de negocio. 

EL DÍA, S/C de Tenerife

Cerca de 75.000 empleos destruidos y más de 5.400 empresas cerradas es el balance que ha dejado la actual crisis económica en el sector de la construcción de Canarias, apuntó ayer la Cámara de Comercio de la provincia tinerfeña, que remarcó la importancia de que los empresarios del ramo busquen «nuevas oportunidades de negocio en el exterior».

En un comunicado, la institución que preside Ignacio González Martín indicó que la caída de la contratación pública y el parón de la iniciativa privada han propiciado que las empresas del sector «estén consultando los boletines de licitaciones internacionales y pidiendo información de cuáles son los países emergentes en vivienda».

Consciente de esta realidad, la Cámara y la Federación Provincial de Entidades de la Construcción tinerfeña (Fepeco) han diseñado un plan estratégico para propiciar «la diversificación geográfica y de negocio a través del establecimiento de alianzas comerciales».

El Programa de Iniciación a la Promoción Exterior (PIPE), misiones comerciales, estudios de mercado, ferias o las licitaciones internacionales son algunos de los pilares de ese plan de acción, que se dirige tanto a las constructoras como a la industria auxiliar de este sector en el Archipiélago.

Aunque la crisis le ha afectado de lleno, la construcción sigue teniendo un peso muy importante en el conjunto de la economía canaria, que está compuesto por más de 17.000 empresas que generan hoy 69.400 empleos, precisó la Cámara provincial.

Para el vicepresidente de la institución Modesto Campos, la reactivación del sector «debe ser una tarea prioritaria». El mismo constituye «una pieza clave para el mantenimiento de la economía, pues desarrolla «fuertes efectos de arrastre» sobre otras actividades.

A su juicio, los constructores isleños «están obligados a mirar al exterior para recuperar la cuota de mercado perdida por el impacto de la crisis». Asimismo, recuerda que el impulso de la innovación y la internacionalización desde todos los ámbitos «se perfilan como las mejores vías para afrontar el actual contexto económico-financiero».

El plan estratégico de la Cámara y Fepeco parte de un diagnóstico del potencial internacional de cada empresa, a la que ofrece asesoramiento sobre los instrumentos que tiene a su alcance para salir al exterior. En este contexto destaca el PIPE, al que se han acogido unas 276 empresas canarias desde su puesta en marcha, el 22% de ellas del sector constructor.

África, prioridad

El PIPE es un programa de dos años de duración diseñado específicamente para apoyar a las empresas con escasa o nula experiencia en mercados exteriores con el objetivo de que se conviertan en exportadoras habituales o se implanten en el extranjero. Su respaldo económico puede alcanzar los 36.000 euros por proyecto.

Otras de las vías de internacionalización son las misiones de prospección y el Programa Nacional de Iniciación a las Licitaciones Internacionales (ILI) de las Cámaras de Comercio. Anualmente están en juego en este mercado unos 60.000 millones de euros.

La costa occidental de África centra los esfuerzos de expansión de las empresas canarias. De las casi 200 instaladas allí, el 45% son consultoras, ingenieras, fábricas de materiales, constructoras y promotoras inmobiliarias.

La visita de profesionales y empresarios de Senegal, Cabo Verde, Marruecos y Mauritania es uno de los atractivos de la feria Construye 2010, que organiza Fepeco y que comienza hoy en el Centro Internacional de Ferias y Congresos de la capital tinerfeña.