FUGA DEL COMERCIO ELECTRÓNICO POR LA FISCALIDAD ESPAÑOLA

0
1431

Numerosas empresas de comercio electrónico establecidas en España se están planteando salir de la Unión Europa para beneficiarse de un régimen fiscal más flexible, según la empresa de asesoramiento y gestión empresarial Ad&Law.
Desde esta asesoría aseguran que la actual regulación fiscal para los negocios del sector es muy compleja y costosa, lo que está favoreciendo la huida de este tipo de empresas.
El comercio electrónico se rige por el Régimen de Ventas a Distancia del Estado y de la UE, según el cual las ventas que se realizan a cualquier país de la Unión Europea tributan por el IVA del país de destino a partir de un determinado volumen de negocio. Dicho volumen es fijado por cada Estado.
Así, en el Reino Unido las ventas que superen las 70.000 libras (89.500 euros) tendrán que aplicar el IVA de ese país, mientras que en Alemania y Francia el umbral se sitúa en los 100.000 euros.
Esta regulación sólo se aplica a las ventas entre particulares ya que las transacciones entre empresas no tienen que tributar por el IVA.
Las ventas fuera de la UE también están gravadas
En cuanto a las ventas que se realizan fuera de la UE, las empresas de comercio electrónico podrán dejar de pagar el IVA, pero, a cambio, tendrán que reflejar la salida de su mercancía a través del DUA (documento único aduanero). El problema es que el coste del DUA puede llegar a rondar los 18 euros por un único envío, por lo que estas empresas se ven obligadas a encarecer sus productos o a reducir su margen comercial.
Por otro lado, si las empresas no presentan el DUA, Hacienda considerará esas ventas como internas y, por tanto, exigirá a las compañías que paguen el IVA correspondiente.
La regulación del DUA también es compleja ya que se paga en función de la cantidad de clientes que la empresa tenga fuera de la UE y no por su volumen de facturación. Es decir, una empresa que tenga 100 clientes en Colombia tiene que presentar un DUA por cada envío, lo que puede llegar a alcanzar un coste de 1.800 euros.
Según Ad&Law, las cargas fiscales elevadas y la complicada burocracia a la que están sometidas en España las empresas y los autónomos están motivando la salida de numerosos negocios de comercio electrónico a países donde las exportaciones son más ágiles y accesibles.

Noticia extraída de: cincodias.com